Héroes de la Fe : "John Huss" Un Mártir de la Fe - Videos

08 de Agosto de 2013
Visitas: .
Duracion: min.

"¡¡He enseñado el Camino de Jesucristo!!"John Hus guerrero mártir que había prometido que su vida serviría para una cosa: reformar la Iglesia Católica desde adentro.


Y asi lo hizo, gozó de la muerte por predicar abiertamente que la Biblia debía darse a conocer en el lenguaje de la gente, que la salvación venía por la fe en Jesucristo y que la Palabra de Dios era la autoridad final.Le dijeron: "Si confiesa humildemente que estaba equivocado y renuncia a sus convicciones, si promete nunca más enseñar esa fe, si públicamente niega lo que antes predicaba, tendremos misericordia de usted y le devolveremos su posición y sus privilegios anteriores".


John Huss respondió: "Estoy a la vista del Señor mi Dios, de ninguna manera puedo hacer lo que me piden. Si lo hiciera, ¿Cómo podría enfrentarme después a Dios? ¿Cómo podría ver a los ojos a aquellos a los que les he enseñado? Ellos ahora tienen un conocimiento firme y cierto de las Escrituras y están armados contra los asaltos del diablo".


¿Cómo podría yo llevarles incertidumbre? ¡No debo ni puedo valorar mi propio cuerpo más que la salud y la salvación de aquellos a los que "¡¡He enseñado el Camino de Jesucristo!!".

Oración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

¡Oh, Santísima Virgen María, a fin de inspirarnos entera confianza, quisiste tomar el dulcísimo nombre de Madre del Perpetuo Socorro!

Suplícoos que os dignéis socorrerme en todo tiempo y lugar: en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y especialmente en la hora de mi muerte.

Dadme, oh, ¡Misericordiosa Madre, el pensamiento y el hábito de recurrir constantemente a vos, pues estoy cierto que si os invoco con fidelidad, no dejaréis de socorrerme. Alcánzame, pues, esta gracia de las gracias; la de suplicaros incesantemente con la confianza de un niño, a fin de que, en virtud de esta oración fiel, obtenga vuestro Perpetuo Socorro y perseverancia final.

¡Bendecidme, oh tierna y bienhechora Madre y rogad por mi ahora y en la hora de mi muerte!...

¡Oh, Madre del Perpetuo Socorro, favorecedme con vuestro socorro poderosísimo y haced que yo os pida sin cesar.

Amén
más oraciones
Desarrollado por: WIBIK